El discurso burgués de AMLO y la unidad nacional.

Los políticos desde Peña Nieto hasta AMLO se han aprovechado de la incertidumbre de la población ante la crisis económica para hacer un llamado  a la “unidad nacional”, pasando por alto la estructura de clases que explicaría, por ejemplo, que hay una brecha insalvable entre los deseos de los grandes empresarios nacionales y los deseos de la clase trabajadora.

Pasar por alto ese aspecto científico revelado por Karl Marx hace más de 150 años no quiere decir que solamente hay omisiones en el discurso, sino también en la forma de la estrategia política. Veamos: En el discurso AMLO habla de “hombres y mujeres buenos” pero cuando esos hombres y mujeres deciden agruparse en torno a otro proyecto electoral como el de la candidatura del CNI-EZLN se les excomulga de ese grupo de mujeres y hombres porque “le hacen el juego a la derecha”. Por otro lado si son hombres como Esteban Moctezuma (exsecretario de Desarrollo Social y de Gobernación durante el gobierno de Ernesto Zedillo, y presidente ejecutivo de la Fundación Azteca) que se sumen a su proyecto en MORENA -y que de hecho sea uno de los cuatro coordinadores del llamado Proyecto Alternativo de Nación-, él sí que tiene buenas intenciones aunque históricamente haya traicionado al pueblo. Ni qué decir de las alianzas con el PRD, uno de los partidos que firmó el pacto con México que contempló, entre otras, la reforma educativa, la petrolera y la de salud.

Ojalá el trabajo sólo quedara en eso, en hacer críticas a AMLO o a Peña Nieto, que a la postre, con la política de alianzas y de desmovilización uno, y el historial terrorista del otro, éste artículo tendría la extensión de un libro bastante grueso. Esto pretende ser, ante todo, una llamada de atención a nosotros, los de abajo, la clase trabajadora humillada, explotada, asesinada y sobretodo desorganizada.

Que AMLO pueda decidir quién es bueno y quienes malo no refleja tanto una forma pésima -por ponerle un nombre- de hacer política, sino un hueco social que no puede ser llenado con otra cosa más que con la organización de la clase de los oprimidos en torno a sus demandas democráticas; salud, educación, seguridad social y justicia. Así, y como preámbulo para posteriores artículos, podemos decir que la organización de la clase trabajadora atiende a dos elementos principales: uno, el vínculo político entre los trabajadores de distintos gremios y dos, a la constante denuncia y difusión de ideas para lograr ese vínculo.

En este artículo lo que hacemos es denunciar el discurso de AMLO porque se trata ante todo de un chantaje que no organiza a la base trabajadora y que la desmoviliza y despolitiza en la esperanza de que su proyecto realmente revierta los cambios estructurales de los últimos 30 años. Y en otros artículos de Salud y Resistencia hemos señalado que el trasfondo material y político de la subrogación de los servicios de salud atiende a los programas instaurados por la clase burguesa internacional a la cual el Estado en México hará juego hasta que los trabajadores, en su mayoría, luchen. Por ello no pretendemos que eso sea algo que por sí mismo haga una transformación, es decir, se hace la denuncia con el objetivo de informar y de llegar a esa parte un tanto escondida, hasta ahora, que es la voluntad colectiva de las y los trabajadores.

En la medida en la que se salte del confort apolítico de la vida cotidiana a las actividades de denuncia, y de estas actividades a la creación de organizaciones, estrategias de lucha y correlación de fuerzas, en esa medida será posible llenar ese hueco de ausencia de referente político de izquierda proletaria y hacer que esa unidad nacional sea la unidad de las y los trabajadores. Mientras tanto, como diría Antonio Gramsci  “El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”.

Salud y Resistencia.

Movimiento de Izquierda Revolucionaria

Anuncios

Pronunciamiento. Día de las y los trabajadores de enfermería en México. Coordinadora Nacional en Defensa de la Salud y la Seguridad Social.

06 de enero del 2017

Aquí en México muchos lo han dicho: “tenemos una crisis”. En la educación, en la salud, en los combustibles, en el trabajo mismo. Lo más urgente ya no es señalar que hay crisis, lo más urgente es organizar el descontento que genera esa crisis.

En los servicios públicos de enfermería esa crisis se expresa al igual que el gremio médico en un déficit de insumos y de personal. En México, el número de enfermeras es de 2.6 por cada mil habitantes. Esta cifra sigue estando muy por debajo del promedio de los integrantes de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, de 8.8 por cada mil habitantes; cifra ya alcanzada por otros países al sur de América como Argentina y Brasil. Esto lleva a un desgaste laboral importante ya denunciado por la Organización Internacional del Trabajo, donde a través del Convenio Internacional 149, se reporta que la enfermería es una de las profesiones en las que se deben instaurar con urgencia medidas de seguridad en el trabajo, ya que el personal sanitario experimenta distintos tipos de riesgos a su salud, como la exposición a enfermedades infecciosas, padecimientos relacionados con su profesión (como dolores musculares), estrés y violencia laboral.
Por eso en términos políticos podemos decir que hoy se celebra la profesión que más ha tenido que hacerse cargo de un aspecto esencial para la reproducción de la riqueza en el sistema capitalista: el desgaste de la salud de las y los trabajadores. Por eso la labor de los y las compañeras enfermeras no podría reducirse a solo una actividad técnica de
aplicación de medicamentos o de ciertas destrezas, como el Estado nos ha querido hacer creer.

Es también vínculo con la persona enferma, con la persona que sufre, y esa es una relación humana, no es relación de mercado. Por eso cuando se mercantiliza la salud por medio de la subrogación de servicios y otras formas, no solo representa una ganancia
monetaria para los empresarios, es ante todo reducir el cuerpo y la salud en sí a un mero objeto; es la negación de la vida digna, de lo que es básico para el ser humano, del auténtico derecho a la salud.

Ante ésta situación muchos han creído de buena fe que con la buena voluntad individual se puede avanzar. No es así. Primero estos compañeros y compañeras deben saber que la salud no tiene origen en la voluntad del individuo. La salud, por el contrario, es resultado de las condiciones de vida de las personas, de las formas en cómo se relacionan hombres y
mujeres entre ellos y con sus trabajos, es por tanto la salud una necesidad colectiva de todas y todos los trabajadores.

Por eso no hablamos de voluntades individuales sino colectivas; hablamos de organización, de voluntad política. Nosotros y nosotras en la Coordinadora Nacional en Defensa de la Salud y la Seguridad Social decimos que hay que hacer algo que haga frente al desabasto y desmantelamiento de los servicios de salud del IMSS, ISSSTE y SSA. Esto,
sabemos todos, ha generado falta de pagos, amenazas a trabajadores, despidos masivos, mal servicio en la atención por falta de material y personal, ocasionando malestar en las y los trabajadores de la salud y en los pacientes. Es cuando decimos que lo más urgente es organizar ese descontento, y esa organización conlleva todo lo contrario a la pérdida de
lo humano y de la dignidad.

La única manera de profundizar y de defender nuestra propia vida, nuestra dignidad es elevar en grado sumo cada vínculo dentro de las clínicas y los hospitales; darles un sentido de unidad en contra del fraude y saqueo de las instituciones públicas de salud, en contra del despojo de nuestros derechos laborales y sobre todo del derecho a la salud. Que ya no seamos únicamente compañeros en lo laboral; necesitamos ser compañeros en lo político, entendido como la unión de la mayoría o todas y todos los trabajadores de la salud para defender el derecho humano a la salud, si es que creen en que la vida puede ser mejor para todas y todos.

Este humanismo tan necesario debe llevarse dentro y fuera de los centros de trabajo. Esto significa más responsabilidad y más trabajo que debe ser realizado con entusiasmo. Los vínculos deben de fomentar la discusión de la situación particular de cada centro y sus posibilidad de unidad con otros; sus posibilidades de organización (si lo quieren más allá
de su sindicato) y de lucha. En una palabra, debe existir la discusión política. Esto es importante pues sin discusión política no puede haber crítica, sin crítica es difícil que nuestro enojo y nuestra conciencia pueda ser transformada en acciones contundentes que hagan repensar a los que mal nos gobiernan lo que están haciendo.

No nos cansaremos de repetir que antes de hablar de unidad es necesario trabajar en esa unidad; que para detener la privatización del sector salud y la ofensiva contra nuestros derechos laborales, es necesario pensar el cómo lo vamos a hacer. Es arduo, la vía no es suplicar al patrón; lo diremos una y cien veces. La vía es la organización, la voluntad
inteligente cotidiana que surge de planear preguntas y de contestar y replantear las respuestas hasta que seamos cada vez más trabajadores organizados, más fuerza en contra del pacto político-empresarial del Estado y los grandes empresarios en México.

Les enviamos un saludo combativo, un abrazo fraterno a todos y todas la enfermeras en su día. Cuentan con nuestro apoyo todos aquellos los que asuman que otra forma de vivir es posible, que la salud debe ser un derecho humano no una mercancía. Feliz día, nosotros, nosotras celebraremos luchando.

Coordinadora Nacional en Defensa de la Salud y la Seguridad Social

La marcha inteligente de los médicos el día del médico; estrategias de lucha de los trabajadores de la salud.

Cuatro meses después de la gran marcha nacional por la defensa de la salud y la seguridad social del 22 de junio de este año, los trabajadores de la salud, derechohabientes, estudiantes y trabajadores de otros gremios conmemoraron el día internacional del médico manifestándose de nuevo en una marcha de carácter nacional el domingo 23 de octubre del presente año. Gritamos muy fuerte ¡No a la privatización de la salud! ¡No a la reforma de salud! ¡No a la criminalización del acto médico!

Es importante notar que si bien fueron alrededor de 65 ciudades de 20 estados de la república simultáneamente a las 12:00 horas las que marcharon, conviene siempre tener los pies sobre la tierra, y recordar lo que diría el revolucionario italiano Antonio Gramsci: “El único entusiasmo justificable es el acompañado por una voluntad inteligente y por una riqueza inventiva de iniciativas concretas que modifiquen la realidad existente.”

La “voluntad inteligente” a la que se refiere Gramsci es a la voluntad de clase de los trabajadores, pues esta voluntad al ser la relación histórica de pensamiento y praxis política es la única que puede transformar la realidad.

Este tipo de voluntad solo es posible en la medida en la que más y más trabajadores se vayan involucrando en las actividades de exigencia de derechos democráticos. Pero no es tan fácil como sólo llegar a manifestarse e irse a casa; o de sólo luchar bajo un calendario de “días conmemorativos”. Requiere sobre todo un esfuerzo de la conciencia de los trabajadores para desarrollarse a sí misma. A manera de ejemplo podríamos decir que sí cierto sector de trabajadores hace unos años veían como una cuestión de pérdida de tiempo salir a marchar y ahora lo hacen como algo lógico o como un deber, es porque su conciencia colectiva ha aumentado; saben por ejemplo que el derecho de pago/insumos/condiciones laborales de uno es el de todos y a la inversa.

Pero el error es quedarse ahí. El trabajador al volver a casa debe plantearse qué impacto tuvo esa manifestación, cuáles fueron las dificultades, y qué estrategia nueva podría plantear. Y es precisamente en esa labor de pensamiento donde la posibilidad del desarrollo de la llamada “voluntad inteligente” se hace posible.

El otro paso que surge derivado de la praxis y el balance que decíamos es lo que Gramsci denominó “iniciativa concreta para modificar la realidad existente”. Como analogía podríamos mencionar a dos cirujanos; uno joven con un gran acervo académico actualizado pero con un historial pequeño de cirugías, y otro no tan joven con una gran cantidad de cirugías desarrolladas pero sin actualizarse académicamente.

La dificultad del cirujano con el historial breve de cirugías es que su experiencia teórica no le da la agilidad para solucionar una emergencia, aunque pasado el evento podría ser un erudito describiendo lo que pasó. En el otro caso el cirujano estaría utilizando técnicas desactualizadas  con una mayor morbilidad para el paciente que una técnica de mayor novedad, aunque su destreza con las antiguas técnicas sea inigualable.

Así podemos decir que la experiencia teórica y práctica de la medicina debe encontrar un punto de equilibrio para el bienestar del paciente, lo mismo que en la lucha por los derechos democráticos. La marcha y los volantes son la práctica que devienen en pensamiento y este a su vez en balance y teoría. También está la lectura de la experiencia de otras luchas y revoluciones de otros pueblos, de los cuales como más teóricos y revolucionarios más importantes en la historia del capitalismo (no los únicos) encontramos a Karl Marx, a Friedrich Engels, a Vladimir Ilich Lenin y a Antonio Gramsci

Y sólo de ese ejercicio constante de teoría/praxis pueden salir las “iniciativas concretas para modificar la realidad”, entre las cuales deben salir respuestas a las preguntas de ¿qué podemos hacer para ser más? ¿cómo podemos sensibilizar a derechohabientes y trabajadores de la salud con más eficacia? ¿Cuál es la consigna que tiene más fuerza de organización? ¿Cómo podemos organizarnos?

Este es un trabajo arduo (es un trabajo, no es un hobbie y nadie lo paga, por cierto) pero las condiciones que ha impuesto el Estado a prácticamente todos los gremios no exigen esa unión de teoría y práctica de manera continua.

Como puntos rápidos podemos sugerir que cada referente y organización debería realizar reuniones periódicas de discusión de sus prácticas, de noticias relevantes para su gremio, de lecturas históricas y todo ello plasmarlo en un periódico abierto a más trabajadores y trabajadoras; así tendrán discusión, memoria y organización.

Adendúm:

Si quieres saber de estrategias para formar tu colectivo en lucha por la defensa por la salud y la seguridad social mandanos un mensaje por este medio o por nuestro Facebook: Salud y Resistencia, o correo electrónico: saludyresistencia@hotmail.com y te enviaremos un manual en pdf de cómo hacerlo. El costo del manual es que nos escribas tu experiencia al aplicarlo a los trabajadores, así lo podremos mejorar. También tenemos artículos en saludyresistencia.wordpress.com que te pueden servir para discutir, elaborar volantes, posters, etc…

 

Difunde, denuncia, organízate

-Salud y Resistencia-

Vias de privatización de los servicios de salud; Socializando pérdidas, privatizando ganáncias.

Es muy importante señalar que privatizar no es lo mismo que vender hospitales. La privatización puede transitar por varias rutas como la “subcontratación” o “subrogación” de servicios con prestadores (empresarios) privados.

El gobierno de Peña Nieto se ha encargado de establecer una serie de reformas ligadas a la política neoliberal que sólo beneficia a la clase burguesa. El gobierno de Peña Nieto ahora continúa  con una nueva  reforma  dirigida al  sistema de  Salud, particularmente el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSTE). La propuesta de esta reforma está bajo una argumentación de “modernización” y “eficacia” de los servicios de salud, que conlleva a la creación del Sistema Nacional de Salud Universal.

 

Las raíces de la privatización del sistema nacional de salud, están en el modelo de reforma iniciado con la del IMSS en 1995-1997, e instrumentado en el sistema público de salud con el Seguro Popular en el 2003, así como en la reforma del ISSTE de 2007. Los servicios públicos de salud son un ámbito apetecible para la iniciativa privada, ya que el presupuesto federal es del orden de 515 mil millones de pesos, lo que representa el 2.8 por ciento del Producto Interno Bruto de México.

 

Ante la información propagada en redes sociales sobre la presunta privatización de los servicios de salud que otorga el IMSS, la Confederación de Trabajadores de México (CTM) negó que el instituto se privatice aunque admitió que se requiere subrogar servicios para mejorar la atención.

 

Ante lo anterior expuesto, es muy importante señalar que privatizar no es lo mismo que vender hospitales. La privatización puede transitar por varias rutas como la “subcontratación” o “subrogación” de servicios con prestadores (empresarios) privados.

 

El IMSS expone en el capítulo XI de su reciente informe al Congreso de la Unión lo que llama el proceso de cambio estructural de servicios integrales. Señala que  están en proceso de diseño, las bases para la contratación de diversos servicios integrales bajo el esquema plurianual de diálisis, hemodiálisis, laboratorio y cirugías de mínima invasión. También revela que el IMSS ensaya el arrendamiento de vehículos administrativos y de ambulancias.

 

En el mismo sentido, los laboratorios del IMSS están subrogados desde el 2008 y el 22.4 por ciento del total de los casos de hemodiálisis ya están subrogados. Otra forma de privatización usada por el IMSS es la contratación de cuatro hospitales para el periodo 2015-2018 bajo el esquema de Asociación Público-Privada, que es un negocio redondo para los privados y carísimo para el sector público. Es decir, la reforma está orientada a la entrega de recursos públicos para que lleguen a empresas privadas, afectando a los trabajadores del sector salud así como al pueblo en general.

 

Además  de  la subrogación de servicios básicos, la reforma del sistema de salud favorece la sub-contratación de trabajadores, las violaciones al contrato colectivo de trabajo del IMSS y a las condiciones generales del ISSTE, así como recortes a la planta de personal y pérdida de derechos laborales. En el contexto de una universalidad acotada donde el Estado se escuda en un piso básico de protección social signado por el secretario Alfonso Navarrete Prida con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), reduce prestaciones, pensiones y seguros de desempleo y abandona a su inercia a la Seguridad Social Integral. Por si fuera poco, el gobierno de Peña Nieto ha decidido abrir sus servicios médicos hospitalarios y de Instituciones de Seguros (AMIS).

 

Por otra parte, en mayo del 2013 se llevó a cabo la 23 Convención Nacional de Aseguradores donde Fernando Solís Soberón (Ex presidente de la Comisión Nacional del Ahorro para el Retiro, Ex director general de Banorte y Presidente de Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros –AMIS-), entregó a Peña Nieto un listado de 15 propuestas de lucro para la mayor participación del sector privado asegurador en área de pensiones y salud de los trabajadores. Que de ser implementadas, ellas reducirían las tareas del IMSS-ISSSTE casi al mínimo imaginable. El sector privado asegurador bloquearía el crecimiento de los fondos de pensiones y jubilaciones del IMSS y del ISSSTE, al pretender imponer su proyecto de lucro.

 

Su propuesta es compartir la atención médica o de plano otorgarla al sector privado, así como involucrarse en las prestaciones en especie y en dinero de los seguros de la enfermedad y maternidad, riesgos de trabajo y expedir certificados de incapacidad. Solís sostiene que es deseable crear un sistema único de Seguridad Social, además de evaluar la conveniencia de abrir a la competencia la prestación de los seguros y la atención médica en beneficio de los derechohabientes. El diagnóstico de Solís y la AMIS asume y desarrolla la propuesta de la Fundación Mexicana para la Salud (FUNSALUD.

 

Por su parte Mercedes Juan ya como secretaria de Salud (diciembre 2012-febrero 2016) y siguiendo a su antecesor, Julio Frenk, manifestó que para consolidar la universalidad de los servicios de salud se tomará como referencia el estudio que realizó FUNSALUD planteando un fondo único de impuestos generales. Lo que ella manifiesta es que una persona pueda elegir dónde quiere atenderse y si se llegara a consolidarse dicha universalidad esto permitiría aumentar la competencia entre los servicios de salud y de esta manera mejoraría la calidad.

 

La reforma se ha interesado en una prueba piloto para la atención integral de 15 mil diabéticos contratada por el IMSS con la empresa IMS Health. Ésta representa una fracción pequeña de los 2.5 millones de derechohabientes con diabetes bajo control en el Instituto, pero apunta hacia dónde se dirige el IMSS. Las características de IMS Health son reveladoras. Esta empresa dispone de una base de datos gigantesca, que le permite calcular el riesgo o la probabilidad de grupos poblacionales con diversas características de enfermar por distintas causas, presentar complicaciones o morir anticipadamente. Estos cálculos son usados por las aseguradoras para determinar primas diversificadas; y son la base de la inclusión de personas de “bajo riesgo” y la exclusión de las de “alto riesgo”. Lo cual posibilita subrogar los derechohabientes de bajo riesgo y mantener el tratamiento de los de alto riesgo y mayor costo en los servicios del IMSS, una innovadora forma de privatizar ganancias y socializar pérdidas. Abre además la posibilidad el acceso de IMS Health a los expedientes electrónicos del IMSS, que es una mina de oro potencial para las aseguradoras y prestadores privados.

 

-Saud y Resistencía-

 

Discurso. Movilización nacional de trabajadores de la salud. 22 de junio 2016.

Discurso de Salud y Resistencia con motivo de la movilización nacional de trabajadores de la salud. Morelia, Michoacán, México. 22 de junio, 2016.

Buenas tardes a todos los compañeros y compañeras, trabajadores de la salud, médicos internos y residentes, docentes integrantes de la CNTE, trabajadores de la universitarios, telefonistas, estudiantes, derechohabientes, espías sindicales, y público que hoy nos acompañan.

Hoy como hace dos años salimos los trabajadores de la salud a decirle al desgobierno que aquí estamos, y que para su asombro, no estamos callados sino gritando consignas, hombro a hombro con otros trabajadores, diciéndole que no somos criminales y que los criminales son ellos que nos asesinan con las balas a unos, con la pobreza a otros, y con su reforma de salud a todos.

Enrique Peña Nieto, el martes 29 de Marzo, se reunió con uno de los hombre más ricos del país, dueño del monopolio farmacéutico Nadro-Mazram, dónde urgió al secretario de salud Narro Robles a implementar la universalidad de los servicios de salud. En este acto dónde asistieron hombres y mujeres de la casta empresarial y política se encuentran los miembros  sindicales de la FSTSE; del Sindicato de Trabajadores del ISSSTE, así como Mikel Arriola Peñalosa, director general del IMSS; José Reyes Baeza Terrazas, director general del ISSSTE; Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, entre otros.

Salió en los periódicos y en las redes sociales. No nos explicamos, entonces, con qué cara dicen los representantes sindicales que no habrá Universalización de los Servicios de Salud, ¿por qué insisten en mentirle a los trabajadores y derechohabientes?

 

Es necesario saber que la mayoría que somos asistentes de esta movilización, los trabajadores de la salud, no tenemos una tradición de lucha; que esa tradición hay que construirla desde las clínicas y los hospitales, por medio de colectivos y discusiones periódicas entre nuestros compañeros; ¡nuestro diálogo es con nuestros compañeros, nuestras exigencias son con el gobierno! Ellos, los políticos y empresarios se reúnen para despojarnos. Nosotros también tenemos que hacer el ejercicio diario o semanal de reunirnos y organizarnos, y discutir lo que pasa con nuestra vida laboral y con la reforma.

 

Hay que construir más que las movilizaciones, el movimiento; el movimiento social será lo único que echará abajo las reformas empresariales, como la educativa y la de salud.

 

Vale, esa es nuestra protesta compañeras y compañeros. ¡Salud!

Lo que tu sindicato no te informa: La reforma de salud y la precariedad de los trabajadores de la salud

Casi son 12 millones los adultos mayores en México. Eso representa  10.2% de la población de mujeres  y 9.2% de la población de hombres. De esa población el 43% esta en situación de pobreza multidimensional, y el 10% en pobreza multidimensional extrema. Es en éste rango de edad es donde se presenta un aumento de la prevalencia de enfermedades crónico degenerativas, como Hipertensión, Diabetes Mellitus, Enfermedades Isquémicas del Corazón y el Cáncer, que representan el 61% de las causas de muerte de ese rango de edad.

Y de acuerdo con un análisis del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) 75 de cada 100 adultos mayores no cuentan con una pensión, es decir, sólo uno de cada cuatro recibe un ingreso por los años de servicio laboral en su vida productiva.

¿Qué hace el gobierno? Precariza las pensiones y quita medicamentos del cuadro básico del Sistema Nacional de Salud, los cuales, en su mayoría son para tratar las enfermedades crónicas degenerativas. Esta maniobra se ha estado efectuando de facto en por lo menos los últimos 2 años en distintos hospitales del país pertenecientes al IMSS, ISSSTE y SSA.Y este es solo uno de tantos escenarios que tendría por obligación que solucionar el Estado.

Al respecto, el investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, en el área de Salud y Seguridad Social, Gustavo Leal F. menciona que la reforma debería preocuparse por: 1) Mejorar los Servicios de Salud, 2) Actualizar el Catálogo de Prestaciones 3) Cumplir con los parámetros de suficiencia con estándares Internacionales de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud (OMS y OPS por sus siglas) 4) Contar con personal Capacitado y Motivado 5) Activar estrategias efectivas de Atención Primaria

Y no será posible cumplir ninguno de esos 5 puntos propuestos por el citado investigador, pues no se están creando ni escuelas ni facultades de medicina o enfermería que atiendan las necesidades de la creciente población. Y peor aún, lejos de otorgar un mayor presupuesto al Sistema Nacional de Salud, lo están recortando.

Así, en este año se dejó de otorgar un aproximado de 3 mil millones de pesos y para el año que viene harán un recorte de 242.5 millones de pesos más, con lo cual se afecta directamente los programas denominados “Atención de Salud” y “Vacunación”.

David Stuckler, economista y experto en salud pública, y uno de los principales investigadores de la crisis de los últimos años de los servicios de salud en España, comenta “Invertir en programas que protejan la salud de una nación, no es sólo algo que deba de hacerse, si no que, además,  puede ayudar a estimular la recuperación económica. La austeridad en salud es siempre un falso ahorro”.

Pero el gobierno federal actúa en contra de la población y a favor de los empresarios.

El secretario de salud, Narro Robles dice que se impulsará “el acceso (a los servicios de salud) por el sólo hecho de ser mexicano”. ¿Qué significa esto? No significa fortalecer a los servicios de salud en ningún aspecto, si no modificar su operatividad administrativa, además de quitar la responsabilidad del patrón de asegurar a sus trabajadores. Así el “hacer más con menos” o el paradigma de la “eficacia y eficiencia” se expresaría en un aumento contundente del número de pacientes, al mismo tiempo que se ve descuidado, e incluso disminuido, el número de infraestructura en hospitales y clínicas y la cantidad de personal de salud (además de beneficiar a los grandes empresarios con este sólo hecho).

En el tema del recorte de personal, el secretario de salud se vanagloria, pues con el último despido de 400 trabajadores de la secretaría de salud, dice ufano “Va a ser toda una reingeniería. Estamos analizando despedir meramente a personal de confianza, que sólo está engordando el proceso burocrático…” El recorte de personal le generará un ahorro a la dependencia de entre 20 y 40 millones de pesos por año en la Partida 1000, cantidad que reorientarían a pagar la deuda que la Secretaría tiene con proveedores y los Hospitales Civiles que suma dos mil 800 millones de pesos.

Entonces, ¿cuál es el objetivo de tanto recorte en salud?

Recortan personal, y recortan presupuesto, con todo ello su objetivo, es claro y ya lo dijo Narro “pagar deudas a los proveedores…” El objetivo de estos funcionarios públicos no es por lo tanto la salud. ¿Cómo podría serlo si recortan el personal y el presupuesto?

¿Cuál es el afán de quedar bien con los “proveedores” y no con millones de mexicanos que requieren servicios de salud de calidad? La respuesta puede ser la siguiente:

Nadro, que es la empresa privada farmacéutica más grande del país, tienen una influencia de  hasta en el 37.5% de la distribución de medicamentos en México, según estimaciones del propio dueño y jefe administrativo, Pablo Escandón ha dado sobre su empresa. Y más aún; Pablo Escandón, según se puso al descubierto con la Investigación empleada por cientos de periodista denominada “Panama Papers”, sería también el dueño de la otra empresa farmacéutica igual de grande, Marzam.

La venta de medicinas en México se puede calcular en cientos de millones de dólares, de acuerdo con registros públicos gubernamentales consultados para este reportaje. Su costo aumenta mes con mes, por encima de la inflación general.  Nadro, ha distribuido 11 mil productos en 20 mil farmacias y hospitales en México, según información de ese corporativo difundida en su página web. Tan sólo en el sector púbico vendió 430 millones de pesos a Pemex y al Instituto Mexicano del Seguro Social, en 2015. Mientras que Marzam, en ese mismo año, vendió más de 2,100 millones de pesos al gobierno federal.

Ahí no acaba, este “prolífico empresario” Pablo Escandon es  presidente del Consejo Directivo de la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud). Grupo de empresarios y políticos (entre los que se cuentan el actual secretario de salud, Narro Robles, y la exsecretaria de salud, Mercedes Juan) que se ha encargado del diseño de estrategias  para la mercantilización de la salud mediante la subrogación de los servicios y el monopolio farmacéutico en todo el país (con todo el apoyo del gobierno federal), además de ser el impulsor principal de la llamada Universalización de los Servicios de Salud, cuya simil en Colombia causó 1.2 millones de muertes en los años que estuvo vigente.

“El reto que tiene hoy el sistema es avanzar hacia este gran objetivo de largo plazo, contenido en el concepto de universalidad de los servicios de salud”, dijo el dueño de Nadro, Pablo Escandón, frente al presidente de México Enrique Peña Nieto, durante la 35 Asamblea General Ordinaria de la Fundación Mexicana para la Salud, este 29 de marzo, días antes de la revelación de los Panamá Papers.

¿Qué hacer?

Ante esta situación que sólo beneficiará a los empresarios más ricos del país y terminará por degradar a un más la salud de los mexicanos, además de degradar más y más las condiciones de los trabajadores de la salud; sólo podemos exhortar a la organización y lucha de los pacientes y personal de salud.

Difunde. Denuncia. Organízate.

Salud y Resistencia

Facebook: Salud y Resistencia.

La violencia sexual hacía las y los médicos y personal de salud. Disurso con motivo de la Movilización Nacional en contra de las Violencias Machistas

Como parte de Salud y Resistencia le decimos que es un gusto que las compañer@s feministas que organizan el evento en este lugar nos hayan invitado a manifestar en unas cuantas palabras la violencia, el abuso y el maltrato propios del sistema patriarcal y  que es vivido en nuestro trabajo que son los servicios de salud.

Quisiera comenzar con tres testimonios breves que lo relatan:

En noviembre del 2012 en Nayarit, 4 hombres fueron los que violaron y golpearon a la pasante de medicina Rocío Bazoco. Las autoridades lograron detener a los cuatros agresores, quienes confesaron que bajo el influjo de enervantes cometieron el abuso sexual, al mismo tiempo que golpeaban a la pasante hasta dejarla inconsciente, detalló Arturo Díaz, uno de los agresores confesos.

“Estábamos tomando, y ya tarde pues, en la noche, nos fuimos con la doctora”, a pregunta expresa del Ministerio Público, quien les cuestionó qué le hicieron a la doctora, uno de los culpables confesó: “La violamos”.

Otro testimonio: “Estamos aterrados por dar nuestro servicio social en comunidades rurales dónde no hay la más mínima seguridad. Somos un sector olvidado. Es injusto que nos violen o maten. Pedimos que nos cuiden y justicia para nuestra compañera”. Así manifestó Emmanuel, un pasante de medicina que pedía justicia para su compañera Itzel, la cual había sido violada días antes por cinco hombres en el Centro de Salud dónde prestaba su Servicio Social de Medicina, en el mes de Octubre del 2015. Ante este hecho marcharon más de mil trabajadores y trabajadoras de 42 municipios en Oaxaca para denunciar este acto.

El acoso también sucede por parte de trabajadores de la salud que tienen una jerarquía más elevada que estudiantes, residentes y personal de otras áreas como enfermería. Así lo señalan las y los pasantes de medicina de Jalisco, que por parte de  cuatro universidades  se organizan en el Movimiento Médicos con Derechos México, para denunciar que las y los estudiantes son víctimas de acoso sexual de parte de personal de la Secretaría de Salud (SSJ), de sus compañeros, y de los pacientes.

“Sí, hay casos donde son las chavas las más perjudicadas. Porque los médicos responsables de los Centros de Salud las hostigan. Las acosan. Ya ha habido casos donde hasta las han querido violar”, comenta Antonio Becerra Chávez, estudiante de la Universidad de Guadalajara.

Martha Cerda, estudiante de la Universidad Autónoma de Guadalajara, también señala que el acoso viene desde adentro de la dependencia estatal. “Hay médicos, que ya están casados y tienen hijos; y aun así les mandan flores o mensajes a las compañeras”.

El acoso a compañeras y compañeros no solo se da en la carrera de medicina; pero es en esta carrera donde las jerarquías marcadas dentro de los hospitales y las malas condiciones laborales hacen que se cree un caldo de cultivo para el sometimiento psicológico, y el desgaste físico de manera crónica.

Así en una encuesta hecha a estudiantes de medicina de la Universidad Autónoma de Nuevo León en 2005, encontró que 31% de los 400 alumnos y alumanas encuestadas percibían maltrato psicológico y el 4% de ellos y ellas habían sufrido acoso sexual por parte de un profesor o médico residente del hospital.

Al respecto poco o nada han hecho las universidades, ni las instituciones de Salud. Me fue difícil encontrar estadísticas sobre acoso sexual y es porque no existe un mecanismo de denuncia ni de control interno. Ante estos casos las compañeras y los compañeros prefieren quedarse callados, y en una minoría de los casos buscan resguardo ante la CEDH o la policía, dependiendo el caso.

Por último considero justo mencionar a las y los pasantes de medicina asesinadas y asesinados en sus centros de trabajo desde el año 2009:

  • Laura Angélica Ávila Aguilar, MPSS. Asesinada a machetazos por un paciente. Jalisco, 2009.
  • Dra María Concepción de la Torre, MPSS. Asesinada en Soyapa, Sonora. Junio 2012
  • Dr Edgar Francisco Rodríguez Rosales, MPSS.  Asesinado en Julio 2011 en la carretera federal 200, Nayarit.
  • Dr Gonzalo González Martínez, MPSS.  Asesinado en Junio 2013 en Matamoros, Tamaulipas.
  • Dr Julio Arroyo Ocaña, MPSS.  Finado y torturado en Noviembre de 2013 en La Cristalina, municipio de Carmen, Campeche.
  • Dr Hassan Hamscho, MPSS.  Finado en Marzo de 2014 en Matamoros, Tamaulipas.

Tampoco olvidamos el caso de  Erika Kassandra Bravo, enfermera de Uruapan, Michoacán, la cual desapareció el 3 de diciembre del 2014 y tres días después su cuerpo fue hallado con lesiones de arma blanca y el rostro desfigurado