TERRORISMO DE ESTADO Y CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL Parte I: Los medios de comunicación

La mejor manera para que la opinión pública no pese en la conducción de una guerra, es que no sepa exactamente lo que esta pasando en ella. La desinformación y la provocación de emociones de angustia y odio es llevado a cabo por los medios de comunicación masivos que bien sirven a un Estado violento y antidemocrático. Así, estos medios forman parte activa del Terrorismo de Estado.

Los medios son el soporte de los intereses del poder, dice Noam Chomsky. El interés de la clase en el poder es el desarrollo continuo de capital (ganancias económicas inmensas) acosta de dos actividades principales: la explotación laboral y el despojo de tierra. Lo que rodea a estas dos actividades principales es desde una disminución en todos los derechos sociales (derecho al trabajo digno, a las pensiones, a la educación, a la tierra, etc) hasta acciones bélicas por parte del Estado en contra de la población civil.

Ante una disminución de los derechos sociales para la obtención de ganancias -la privatización de la salud, por ejemplo- es necesario dejar a la deriva las instituciones encargadas de brindar los servicios englobados en ese derecho. En ello va el descontento de los trabajadores que por esa cuestión sufren desgaste laboral, baja de salarios, incertidumbre económica, etc. Ante ese descontento un Estado democrático “atiende” a los trabajadores (y ciudadanos), pero ante un Estado Terrorista no atiende, sino que “criminaliza” el descontento.

Como ejemplos:

  1. Estudiantes que se organizan para exigir un lugar en la universidad pública que previamente es empobrecida y saqueada, son llamados flojos, vándalos y creadores del desorden estudiantil.

 

  1. Médicos y enfermeras que se quejan por no tener material necesario para atender a los pacientes son llamados “provocadores” y “desestabilizadores” de un supuesto orden en dónde los hospitales, al igual que las universidades y escuelas, han sido empobrecidos y saqueados por altos funcionarios.

 

  1. Jubilados y Pensionados que se organizan en contra del recorte a pensiones son llamados “egoístas” porque no entienden que deben de vivir en la miseria aunque hayan trabajado por décadas.

“Vándalos”, “provocadores”, “egoístas”, “perturbadores del espacio público y/o institucional”, esos son algunos de los nombres que usan los medios de comunicación para introducir una idea específica en la opinión pública; “El no estar de acuerdo con lo que pasa puede convertirte en un potencial enemigo de la paz y tranquilidad”.

Los principales enemigos de la paz y tranquilidad, en un ámbito jurídico, son los que faltan al orden establecido, los criminales. Por esto, para que exista una “criminalización de la protesta social”, es necesario un camino hecho por ideas y emociones provocadas, y hasta cierto punto “oficializadas” por la noticia que dan los medios de comunicación.

Resumiendo…

En las partes constituyentes de un Estado de Terror está inmersa la actividad de los medios de comunicación serviles a los intereses de una clase en el poder (clase burguesa),  que buscan silenciar las voces independientes, suprimir el debate crítico, aislar el disentimiento, y orquestar y  manipular respuestas emocionales. Así se crea el escenario para que la disminución de los derechos sociales, el despojo de las tierras, y la explotación de los trabajadores siga generando capital y poder.

Por: Salud y Resistencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s